Bienvenido al Concurso De Microrrelatos

organizado por el taller Literario La Nave Fue y Volvió.

POR FAVOR, selección su opción.

12/13/2008

2

carta

Con la siguiente carta los organizadores dan por terminado todo debate bizantino que no conduce a nada.

Estimado Acabáramos:

Mi nombre real es Daniel, lo que significa que me hago cargo de lo que digo, esto significa sin escudarme detrás de un sinsignificado.

En primer lugar haré caso omiso a tu “ORDEN” de hacer silencio, incluso escrita en otro idioma denota tu costumbre de dar ordenes.

En segundo lugar, me tachas de chanta, guante que recojo para darte esta respuesta, demás está decirte que quizá se puedan dar órdenes de quien puede o no ganar o no en el círculo en el cual te muevas, pero es medio difícil hacerlo en un ámbito como este. Si perdiste, debes hacerte cargo que hay gente que escribe mejor que vos, quizá mucho mejor y es más, firma con nombre y apellido sin el escudo de un anonimato.

El estoico o “chanta” que vos mencionas tiene algunos concursos y premios ganados y otros (muchos) perdidos, lo cual no me llevó a despotricar ni a tachar de injusto al resultado, pero, estimado no creo que lo entiendas.

Sin otro particular y llamándote a la reflexión te invito a que no dejes de escribir, a lo mejor, con el tiempo, la práctica y el aprendizaje llegues algún día a ganar algún concurso. Será ese el momento entonces en que esta carta sea leída por quien, en ese momento, tache de arreglado el concurso.

Atentamente.

Daniel

12/08/2008

9

RESULTADOS CONCURSO

LA GANADORA DEL PRIMER CONCURSO DE MICRORRELATO
LA NAVE FUE Y VOLVIO
DE RIO GALLEGOS PARA EL MUNDO 2008
ES

Liliana Cristina García
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
República Argentina

NÚMERO DE TEXTO EN CONCURSO: 63

LA SOMBRA

El hombre sabía que era el grillete de su propia sombra y también sabía lo que significaba perderla.
No quiso que la metáfora cegara su razón, pero aún así se quedó mirándola con miedo. Le parecía que cada vez se hacía más pequeña, tanto como su acotado universo.
Y en el último instante, cuando la vio desaparecer bajo sus pies, creyó que su hora había llegado y lloró amargamente sin siquiera darse cuenta que sólo eran las doce del mediodía
y que su sombra descansaba, furtiva, en la suela de sus zapatos.

María Luz González





Cuenta con el mayor número de críticas constructivas de perfiles abiertos y según las bases: "Ganará aquel trabajo que reciba más comentarios positivos o críticas elaboradas, siendo los visitantes del blog quienes elegirán al ganador." Por lo que nos pondremos en contacto para que reciba el premio de $300, un diploma y un paquete de libros del Programa Mi primer Libro de la Municipalidad de Rio Gallegos.




GRACIAS A TODOS LOS PARTICIPANTES Y COMENTARISTAS.





Pueden seguir visitándonos en http://tallerliterariorg.blogspot.com donde podrás comentar y subir tus relatos, cuentos, poesías, cartas y lo que te imagines, de forma totalmente gratuita.

AGRADECEMOS TAMBIEN EL INTERÉS Y LA PACIENCIA PRESTADA, A PESAR DE TODOS LOS BACHES QUE SALIERON EN EL CAMINO.

NECESITAMOS TU OPINIÓN, ASI QUE PUEDES EXPRESARNOS QUE TE PARECIÓ EL CONCURSO Y DE QUE FORMAS PRÁCTICAS CREES QUE PODEMOS MEJORAR LA PRÓXIMA VEZ.


12/01/2008

1

FIN RECEPCION MICRORRELATOS DEL CONCURSO

SE HA LLEGADO EL LA CONCLUSION DE LA RECEPCION DE RELATOS

Se mantendran 1 semana habililitada la opción de comentarios para que los últimos tambien tengas la oportunidad de ser criticados.

54

Alta Magia

Alta Magia

La noche se les metía hasta en las uñas. Vera corrió para ocultarse de los hachazos, pero Marco la alcanzó. Una constelación de estrellas rojas salpicó las paredes. Las azules vísceras de la víctima parecían tiernas uvas pisoteadas, mientras cuatro ojos infantiles espiaban tras la reja.

Años después se festejó un nuevo ritual en el santuario del dios negro, y al tiempo que el macho cabrío se presentaba ante el aquelarre, Nico le preguntó a su hermana:

–¿Te acordás de mamá?

–Sólo cuando veo sus muelas en el altar.


Santiago Nayangore

2

CUMPLIENDO LA PROMESA DE ESCRIBIR AQUEL AMOR…(PERDÓN POR LA ESPERANZA)

CUMPLIENDO LA PROMESA DE ESCRIBIR AQUEL AMOR…

(PERDÓN POR LA ESPERANZA)


“Quisiera poder decir que el caballero templario y la princesa fueron felices, comieron perdices y todas esas cosas que gusta oír cuando termina un cuento, pero los mejores finales son siempre los que están por escribir... ”

Tengo que llamar a la editorial, pero aún no he decidido si para entregar el libro o… para despedirme y dedicar el escaso tiempo que me queda a buscarle y…Un amor que él solía llamar “nuestra gran historia de tres días”… aunque a mí no haya dejado de acompañarme durante todos estos años…

ALAYDA (3)

3

LÁGRIMA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

LÁGRIMA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA



Mamá

en el cielo

y quien fuera mi

padre entre rejas…..

voy a ser yo quien cumpla

condena, la de vivir en un

mundo que ha perdido

la cabeza.

ALAYDA (2)

7

El sueño recurrente.

El sueño recurrente.

Si te dijo que no va a venir esta noche, no le creas: tu pesadilla te ha tomado cariño.

Decker

2

Presente en cada momento

Presente en cada momento

Un buen vino nunca puede faltar en una reunión con amigos. Tampoco el vino cotidiano en la mesa familiar. Los hay de todas variedades y color, para todos los gustos. Y hasta resulta imprescindible que, al menos una vez en la vida, podamos darnos el placer de disfrutar de alguna botella de las más caras, aquellas que resultan habituales para los poderosos y una extravagancia para los humildes.

¿Hay acaso en la vida algo que nos acompañe tan fielmente en todo momento?

Liza Tomci

4

La proximidad de los enfermos.

La proximidad de los enfermos.

El patrullero se desplaza por la calle principal de la ciudad hecha con cajas de medicamentos. Un frasco de alcohol es el tanque de agua. Los goteros son campanarios. El lado de la cómoda que da al rincón oscuro, el altísimo acantilado. Después, todo es mar... La mesa de luz, una isla con un faro de bronce; muy pocos pueden llegar hasta ella y casi todos naufragan entre los pliegues del acolchado de la cama de mamá. Mi madre: esa enorme sirena varada frente a un mundo que no alcanza a comprender.

Sebregondi

4

La Bestia

La Bestia

Enhebrado en un hilo de fuego cuelga

el susurro permanente del amor.

Y una mano,

mientras,

acaricia despreocupada los dientes de la bestia.


Adán (h)

52

UN HOMBRE NUEVO

UN HOMBRE NUEVO

Dos cosas malas no pueden hacer una buena, pensó y se arrepintió de haberse humillado ante esa mujerzuela. Nunca debí robar esa joya para quien pagó tan escasamente mi cariño, caviló y colocó la bala en la recámara de la Bersa calibre 22, único legado paterno. Echó una última mirada a sus pertrechos desordenados en el cuarto, se persignó frente al espejo y apoyó el cañón helado sobre la sien, mientras apretaba los dientes. El disparo sonó como una revelación entre las paredes raídas. Un hombre nuevo, dijo y guardó la Bersa calibre 22, único legado paterno.

JUAN MURAÑA

4

MASCOTAS

MASCOTAS

Le encantaban los animales: ése no era el problema. Era feliz en la aldea con su perro y sus ovejas. Pero ahora se sentía observado por miles de ojos inquietos y oscuros. Sus alientos cálidos constantemente en su nuca. Le desesperaba el impaciente golpeteo de sus patas y pezuñas sobre la madera del barco. No había rincón donde pudiera estar solo. Los sonidos le estaban volviendo loco. Bramidos, gruñidos, trinos, balidos, silbidos, maullidos, cacareos, graznidos, cloqueos, rugidos, aullidos, zumbidos, gorjeos, mugidos, zureos, relinchos, ladridos…

Noé se dio la vuelta en su duro camastro de paja. Estaba lleno de pulgas.


Eco

4

RULETA RUSA

RULETA RUSA


Diez uvas negras. Grandes. Redondas. Plenas. Le puso el racimo delante, en un platito. Sólo una gota de veneno, le dijeron, era necesaria. Fue comiendo una a una, con deleite. Nueve, ocho, siete, seis. Se sentó frente a él. Se le formaron gotas de sudor encima del labio superior. Cinco, cuatro. No decían nada. No hacía falta. Tres, dos...Sólo quedaba una. Un tic en el ojo derecho. Sólo una. Mirándole fijamente, el jefe le envió, rodando, la última uva por encima de la mesa.


Nereida

3

PERIPLO

PERIPLO

La carta que el cartero repartió un día frío y gris; que venía aprisionada entre tres paquetes y 12 sobres; que llegó a la oficina central por la noche en la saca que un funcionario sacó de una furgoneta amarilla; que viajó miles de kilómetros desde tierras soleadas y extrañas; que recorrió carreteras polvorientas en un ruinoso autobús hasta la ciudad más cercana; que fue escrita al compás de una hamaca que se mecía bajo el parpadeo de la luz de un despiadado sol… llegó. Y un aroma a fruta tropical llenó el aire al abrir el buzón.

Efrén

15

POÉTICA


POÉTICA

Ahí tienes la hoja. La imagen que bebes con los ojos. Las flores que son tus deseos. Los libros te buscan como hembras en celo. Aunque nunca sabrás lo que dicen. El secreto virgen es más provocativo. Un cuadro te sueña. O tú sueñas el cuadro. El viento abanica los pétalos. Como un amante invisible. Ahí tienes el lapicero esperando tu mano. Y el laurel del recuerdo como un vino dulce. Ahí tienes tu alma. Tus horas que pasan como el agua. Tu cuerpo trashumante por olores y sabores. Gira la imagen, tuércela, enderézala. Arriba. Abajo. Hasta estrellarte contigo.

Antonio Fernando Mar

4

Argentina 1995


Se ahorcó Franco Mastronardi, cobraba la jubilación mínima, nadie se sorprendió.

Daniel Forte

1

Reacción

“Mi doble en el espejo era ciego, por lo que no vio a nadie de este lado mirándolo”

“El quiebre”- Enrique Jaramillo Levi

Sintió pánico. Y, ahogado en su horror, reconoció colores, lugares, objetos. Y recordó. Recordó el piso encerado, recordó las escaleras. Y entendió. Entendió su gusto por el ascensor y las rampas. Entendió el bastón al costado de la puerta. Entendió que la memoria puede engañar a los ojos y, como si fuéramos niños, jugarnos una broma.

Los recuerdos, cuando todavía están ahí, resultan más reales que las cosas que representan.

Miradas

2

Erébea I


Tic… tac… tic…

Silencio.

El reloj se detuvo. Y por unos instantes que nadie pudo medir, todo se paralizó… y cambió.

Dicen que hay decisiones radicales, que modifican el curso de la vida. Pero cuando el tiempo juega y nos obliga a cruzar el límite de las opciones, el mundo se transforma.

Nunca sabremos cómo hubiera sido.

Metamorfosis

5

QUIÉN SOY?


Un anciano pescaba cangrejos entre las rocas, río arriba.

Tras unos arbustos vio como un joven se aproximaba.

Parecía fatigado y su cara era la de un hombre que había caminado mil días.

- ¿Quién eres? - Preguntó el anciano.

- Gracias, amigo. -Contestó el joven sentándose junto a él.



Hokusai

2

Silencios

Cruzó la calle, tomó las llaves y decidió entrar. Se sentó, abrazó con su mano el teléfono y marcó el número que estaba en aquel papel que sostenía la otra de sus manos temblorosas.

El tono y silencio, llamando, y silencio; el contestador y su silencio.

Cortó y secó su transpiración, respiró profundo y volvió a marcar. El silencio y llamando, nuevamente el contestador. Cerró los ojos y dejó salir su voz: - te quiero- y cortó.

Caminó hasta su cama, se tapó en busca de resguardo y esperó nuevamente la mañana.



Paloma

11/30/2008

2

La Muerte


Corrió lo más rápido que pudo en línea recta. Sin mirar atrás. La calle se abría ante sus zancadas, la respiración agitada. Ella lo perseguía. La vió en su casa a punto de tomarlo. Alcanzó a correr. Dejó todo abierto, salió como pudo.

Ocho cuadras arriba no daba más. Frenó. Miró de reojo sin reconocer el paisaje. No eran las esquinas del barrio. Se dio vuelta sobre la vereda. Retomó el camino hacia atrás. Ni aromas, ni colores, ni personas. Nada familiar. La puerta abierta del regreso. Se asomó cauto. Que suerte, pensó, mi muerte se fue.

Periquito el aguador

2

Irrepetible

Había una vez. Una sola, única e irrepetible vez. Diferente a todas las otras veces anteriores y posteriores. Y todas ellas, a su vez únicas e irrepetibles, intentaban imitar a esa vez. Pasaron su instante de eternidad a la pesca de encontrar algo común. La espiaban, acosaban, a la espera de pescar una fisura para entrarle. ¿Se trataba de un color, una acción, un gesto? ¿Cómo era posible que fuera única, sin competidores? ¿Podía haber otra en otro lugar? Nunca lo supieron, ni lo lograron. Se les fue la oportunidad de verse, sin saberlo, cada una única e irrepetible.

El Amanuense

1

Obscena


Toco tu piel lentamente. Recorro con mis dedos y mis labios, cada rincón de vos. Hurgo, siento, deseo hasta el dolor, el suave aroma de tu alma. Tengo los sentidos enloquecidos de vos a la espera de tu señal. En paz y con silencios entrecortados me trepo a tu vida. Piel con piel, te siento en tu desnudez apenas disimulada por la sábana. La verdad nos encuentra juntos.

A tu turno, esa mano me busca, obscena, con tus dedos sobre mi remera, el pantalón y los restos del perfume artificial que el mercado me vendió con su espejismo.

El aventurado Tricolor

2

Butterfly

Mira por la ventana. Los refucilos de esa tarde gris devenida en noche repentina intimidan. Es la hora. Se sienta con lentitud sobre la cama, testigo de angustias, esperanzas y temores. Lejos están las penas, pero no el olvido. El plato vacío, la tierra hambrienta laten en su memoria.

Aparta los libros símbolo de un futuro que espera. Se acomoda con delicadeza la ropa interior de encaje negra, las medias de seda, el portaligas del mismo color. Se transforma.

Es una mariposa nocturna que alguien espera.

Atada a ese destino se pregunta: ¿será ésta la última vez?

Letra Viva

8

NEVADA


Madrugada de Julio. Dormíamos con Pepa arropadas “hasta las orejas”. Clotilde, nuestra labradora, también.

Golpes en la puerta nos despertaron; Juan, el jardinero de sonrisa abierta, invitándonos a ver la nieve.

Nos abrigamos a las voladas. Pepa tomó su Pentax y ¡a la calle!

La Valparaíso enfiestada. Vecinos jugando empecinados con la blancura. Ancianos comentando los cambios de clima. Niños fabricando muñecos con nieve acumulada en las veredas.

Caritas salpicadas de hilos blancos y estalactitas brillando como lucecitas de navidad, posaban ante la cámara.

Caminamos la avenida registrando lo inolvidable…

¡Noventa y dos años que no nevaba en Córdoba!

DOROTEA SEGUNDA

2

Compra

El ejecutivo se detuvo en uno de los peldaños de la escalera. Se sacó el cinturón que apretaba sus rollos mientras se secaba el sudor de la papada. Abajo se escuchaban gritos provenientes de una niña malcriada. La niña hacía honor a sus siete años: lloraba por la muerte de su muñeca Rosy, que había sido decapitada por un perro.

El ejecutivo agarró su cinturón y azotó a la madre de Rosy, indignado por los gritos que impedían su trabajo.

Cuatro moretones justificaron cuatro dólares que sirvieron para otra muñeca. La niña agradeció tener un papá millonario.

Mape

1

Sin Titulo

Oye, no te duermas
que aún no hemos hecho el amor.
Esta vez, con las luces encendidas
para descubrir tus preferencias.
Con mis manos cogeré el Cielo
y lo traeré a mi alfombra verde
debajo de ti,
y con mis uñas, te acariciaré la espalda de perfil,
porque de perfil son más bonitas.
Anoche te prometí un poema,
pero yo prefiero que me llames por telefono,
necesito oir el timbre de tu voz,
porque hay dias tristes
y es tan largo el día....!
Cuando me llames, te diré cosas,
que ni siquiera se como se pronuncian,
las lanzaré al aire
y tú, recibe lo que quieras oirme decir,
y entonces todos tan contentos.
oye, despierta,
no te duermas.
Este es mi poema,
no pongas cara de asco
porque entonces te miraré
por encima de mis fagas.

LP

atentamente,

3

El niño y el dragón


El dragón, echando fuego por las enormes fosas nasales, despertó de su letargo de siglos entre las tinieblas que permanentemente lo rodeaban y se trasladó, pletórico de vida, al lado de la cama del niño que lo estaba soñando. Emocionado, contempló el gesto de terror que desfiguraba el rostro del pequeño y sintió el impulso de agradecer con un beso en la frente la gracia de su resurrección.

El grito del chiquillo despertó a la madre, que nunca pudo comprender porqué el niño tenía chamuscado el pelo.

4

LA LLAVE



El eco reverberó hasta el infinito cuando el metal impactó contra la marmórea superficie. “Tú ganas”, afirmó Lucifer, antes de girarse y marchar, abandonando en el suelo tras de sí la Llave del Infierno. Y por primera vez en toda la Eternidad el Verbo no halló palabras. Mientras, en las abismales profundidades del inframundo una legión de condenados abandonaba el Averno en dirección a la Tierra, escuchándose desde algún recóndito lugar la triunfal carcajada del gran tentador.

Belzeba

5

Cena Romántica

Que comemos? Me gusta el cordero al horno, con miel y frutos secos. O quizás un pollo en cidra. También esta muy bueno el pollo hecho pedacitos y frito con mucho ajo en aceite de oliva. En todo caso podríamos empezar con un poco de salmón ahumado con limón, y un vinito blanco, joven. Y luego un plato más fuerte con un buen tinto. Y para postre, si te parece, quesos y frutos secos con nueces. En la mesa, velas, y de música Ella Fitzgerald.

Epílogo - Dos personas en el hospital con intoxicación alimentaria.

Fátima Gicelda

2

Libertad.


Un año pasó. Había amado mucho, fue traicionada, abandonada. Ella se sentía muy deprimida e incluso pensó en suicidarse. Comenzó la terapia debido a la insistencia de amigos. Hoy en día ella finalmente regresó al mundo. Su último período de sesiones. Podía sentir el viento golpeando su cabello, el aroma de la primavera. Finalmente se libraba de la cárcel emocional de su matrimonio.


Fátima Lima.

3

AVISO CLASIFICADO

PERSONAJE BUSCA AUTOR

OFRECE DISPONIBILIDAD ABSOLUTA Y DEDICACIÓN EXCLUSIVA PARA PROTAGONIZAR UNA VIDA.

ESPERA SER ENCONTRADO A LA VUELTA DE LA ESQUINA.

PAULA

1

RELATO


LLAMADO A LA SOLIDARIDAD

SE NECESITA LOCALIZAR CON SUMA URGENCIA EL PARADERO DEL ANGEL DE LA GUARDA.

CUALQUIER INFORMACIÓN SERÁ SABIAMENTE GRATIFICADA POR EL NIÑO QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO.

SOL

3

El árbol del ahorcado


Parece increíble que aquí ahorcaran ayer a una persona. Está todo tan tranquilo y brillante. El árbol es de frondosa copa y tronco robusto; eso sí, está solo; el bosque empieza a cien metros.

Siento su fuerza, su tensión, sí.

Junto al camino que lleva a Puebla, lejos, veo la casa del viejo matrimonio donde trabajo. No sé por qué no estoy allí ahora, no, pero me reconforta este lugar.

Alguien se me acerca por la espalda. ¡Dios! otra vez el dolor en el cuello.

¡Es él! Sí… esa mueca... luego el dolor… ¡Ya sé!

Culpable.



GORDONPYM

1

¿POR QUÉ?

Ella, ¿por qué humilla a su hija Leticia ignorándola y la castiga con su intransigencia? Y a mí, que me casé con Leticia, ¿por qué no puede dejar de odiarme? Ella, ¿por qué siempre le negó a su hija que fue mi amante? Y mi esposa, a quién nunca le oculté mi relación con su madre, ¿por qué no le dice que, porque se enamoró de mí, se convirtió en una suegra que jamás será feliz si no acepta que el amor, a veces, se comparte?

“Amalgama”

1

PÉTALOS

    Margaritas sin pétalos

    indemnes caídas,

    agolpados recuerdos

    fracasadas citas.

    Margaritas sin pétalos

    cayeron encendidas

    el aire que tomaron

    les quito la vida.

    Margaritas sin pétalos

    cada hoja un grito,

    susurros, lamentos,

    no fue el paraíso.

    Margaritas sin pétalos

    voz enmudecida,

    ola sin retroceso,

    piedra partida.

    Margaritas sin pétalos

    intención vacía,

    pegarlas otra vez

    no resultaría.

    Margarita sin pétalos

    ardiente codicia,

    has querido algo más que yo,

    yo no podría.


    Margarita sin pétalos,

    ¿volverán algún día?

    encontré una semilla,

    la simiente nació,

    sabìa que: así terminaría.

LUCIAN CARRI

1

Sueño con el día ahora que duermo


Ella la prende, la prende y la apaga. Le digo que basta, ella se ríe.
–Calmame –le pido desde las oscuras.
Ella se ríe, me viste y la prende.
–¿Adónde vas?
Parece que a la cocina. Me quedo en la cama, escucho la pava.
–¿Vas a hacer mate?
De día o de noche, no lo sé: me quedé dormido o se me pasó. Ahora vuelve, la apaga. No trajo mate y no sé qué pensar, creo que me estoy durmiendo o no sé bien si pensar.

Sueño con el día ahora que duermo.

Augusto Cerezo

2

Los zapatos del ángel


No había sido muy buena idea la de robarle los zapatos al ángel. No pisó tierra nunca más.

Antíclea

1

Danza:


Sus ojos se encontraron mientras la música se hacía más fuerte y envolvente. Las caderas de ella, se sacudían rítmicamente y sin embargo sus movimientos estaban tan bien coordinados que los ojos negrísimos se mantenían quietos y brillantes flotando entre los espasmos.

Los ojos de el, se abrían en actitud de asombro, y a la vez se embelezaban perdiéndose en ese hermoso cuerpo.

Ella se acercó al lugar donde el estaba sentado. El instintivamente se puso de pié y se le unió en la danza.

Bailaron casi tocándose y el mundo alrededor comenzó a desaparecer.

León P.

1

Guerra cotidiana:

Dispuesto para la batalla y armado con mis mejores pertrechos, corrí desbandado hacia la lucha, y me interné en la marea humana donde cada individuo arremetía por hacerse un lugar. Todos parecíamos enemigos, todos contra todos; las cabezas, rodaban alrededor, los golpes, los quejidos de los heridos y otros terribles sonidos, taladraban mis oídos.

Me fui abriendo camino a empujones hacia el objetivo final, que fue lo único que mantuve en la mira.

Magullado llegué al lugar, me armé de coraje y casi rogué: -Por favor, un turno para reumatología.

Camilo Belén

1

Perdón:

El hombre camina distraídamente, choca con otro.

-¡Perdón!

-¡Bolita de mierda!, ¿por que no mirás donde vas?

-¡Señor, le dije perdón!

-¡Volvete a tu país, ustedes son una plaga!

-¡Señor!

-¡Andate a la puta que te parió! ¡Te cagaría a trompadas!

El otro baja la cabeza, como siempre, soporta los insultos.

Es hijo de bolivianos, raza aimará, y ser argentino no conjura la discriminación.

Minutos después ingresa al consultorio, ya de guardapolvo blanco y estetoscopio, llama al primer paciente.

Lo reconoce, es el tipo que lo insultó,

El otro solo atina a decir:

-Perdón, Doctor, yo no sabía…

Vladimir

1

DEFINICIÓN

Considero que un microrrelato es aquel que tiene vida más allá del propio texto. Es necesario que nos incite a pensar que hay algo más allá de sus palabras:

Me casé hace ocho años con el soldado Abel.

Un microrrelato tiene que contar una historia, sino es una simple enumeración:

A pesar de ello sigo enamorada de Mehmet, y hacemos el amor todas las semanas.

Y también tiene que dar a entender que no se acaba con el punto final:

Mi marido ahora es general, y en mi país el adulterio se condena con la lapidación.

Arcac

1

“SIENTO”


SENTIR

Siento la gélida oquedad del tiempo

lacerar la pálida piel del sentimiento,

me obsesiona el recuerdo del pasado

desgarrando el tenue velo del olvido

Siento en la contenida angustia del recuerdo,

la tibieza de tus manos sobre mis manos

yertas, como las rocas muertas sin destino.

Juntos anduvimos buscando el destino

sin tiempo y sin prisa siguiendo la brisa,

que acuna los campos, siguiendo el camino.

a la orilla del tiempo y en el borde mismo

del infinito eterno dejamos el alma, cansada

vencida, entregando al viento su postrer latido

su ser sin sentido y su último aliento …

“ DELTIEMPO ”

1

USTEDES

ustedes

arañas escarabajos orugas

hormigas que regresan al hormiguero

dóciles lagartijas que brincan entre el yerbajo

desventuradas langostas a la hora de la criba

ustedes

que se afanan entre las hojas de los eucaliptos

que se confunden entre las anémonas y los crisantemos

que se alborotan ante la lenta configuración del quiebre de las aguas

ustedes

hueste de insectos

bestias que se posan (beodas) sobre una franja de luz

ustedes

que invadieron mis sueños

vengan no huyan

festejen mi cordura


Cucarachita mía

1

NO TE VAYAS

no te vayas

no cierres la puerta cada noche

no me dejes junto al vino y a las muertes

no te vayas

me arrastraré por todos los rincones

invocaré a los dioses si así fuera necesario

no te vayas

aún no hubo tiempo entre nosotros.

Cruz

1

SIETE AÑOS

Lleva las manos a la espalda como acariciando su antigua casaca algo deshilachada.

Sale al sol (acribilla)

Observa la hierba que penetra la tapia (un alma piadosa lo abraza)

Se inclina (truncos sus reflejos)

Ida y vuelta. Día y noche.

Séptimo día. Séptimo mes. Séptimo año. Siete años en un solo día.

Una luz (embriaga)

Gira. Cae. Se hunde.

Se refugia (al fin) en su propia sombra.

Margarita Kalibán

2

¿Y qué?

¿Y si Dios fuera una mujer?- alguno dijo.

-Eso explicaría muchas cosas- aseguró otro.

¿Y si Dios moviera los pechos dulcemente?- dijo.

-Lo hace- contestáronle- ¿nunca has visto amaneceres?

Atilio

1

CRECER

En la habitación atiborrada de juguetes se escuchaba el chancleteo del calzado con taco aguja.

En la vereda desolada los pies (silenciosos) desandan el regreso y los zapatos (cansados) caminan en el aire.

Guadi

2

EL GATO


Sus ojos estaban fijos, el cuerpo tenso, apenas un ondular del pelo por la brisa.

Saltó, las garras brillaron y un bullicio de plumas enturbió el aire.

Júpiter

1

Un Beso de Hada


Son los más frescos y chisporroteantes. No dejan marca pero se clavan en el corazón y lo tiñen de rojo. Eso ocurre con el primer beso de hada porque el segundo se posa como una mariposa en la mano izquierda, que es la del corazón, aleteando suave y dulcemente. Los que los han probado, sólo seres especiales y mágicos, dicen que les deja la boca llena de magia, y la cabeza llena de pájaros; y que por unos instantes sienten estar en un tiovivo, algodón de azúcar en mano, disfrutando de la magia de la nada.


Hada Mandarina

1

El reposo del guerrero.

El soldado norteamericano duerme en el interior de su capullo acorazado. Sondas cerebrales le procuran sueños placenteros: de épocas pretéritas en las que la guerra era una justa honorable, donde la victoria o, incluso, la muerte enaltecían.

Sin embargo, intuye que esos sueños le son ajenos. Y al despertar, se pregunta a quién pertenecerán.

El soldado romano sueña con inverosímiles artefactos que escupen fuego y matan a distancia. Aunque intenta atribuir sus pesadillas a una desmesurada ingesta de vino y carne, intuye que esos sueños le son ajenos. Y al despertar, se pregunta a quién pertenecerán.

Martín Pecador

1

El reposo del guerrero.

El soldado sueña con sus camaradas muertos. En esos sueños, sus compañeros, en absoluto silencio, lo rodean. Con miradas glaciales, vidriosas, parecen reprocharle algo. Y, como siempre, despierta de la pesadilla gritando, y lo recuerda todo. La trinchera, el barro, la sangre. Aún siente ese olor y la presión sofocante de los cadáveres de sus compañeros. Aquellos bajo los cuales se guareció durante el ataque enemigo, fingiendo estar muerto.

Nadie lo supo. Fue el único sobreviviente.

Y entonces las lágrimas ruedan por sus mejillas.

Algunas alcanzan su pecho, allí donde luce la condecoración al valor recibida.

Max Schreck

3

FRASES INCONCLUSAS


Una gota de sangre cae de la comisura de la boca. La joven está inconciente. Si estuviera despierta desearía estar muerta. El agresor sale de la habitación prendiéndose los pantalones. Quince minutos antes ella le confesaba en un trazo nervioso a su diario íntimo que iba a escapar de su casa. Por estar absorta en la escritura no vio cuando su padre entraba.

Sísifo

1

El reposo del guerrero

El soldado sueña con una hermosa mujer que broncea su cuerpo desnudo. Pero, de repente, el sueño se trastoca: la mujer ha devenido una anciana que agoniza sobre la cama de un hospital. Por la sala, flotando a ras del suelo, deambulan entes de rostros sombríos y ojos vidriosos. Visten guardapolvos blancos de médico, cubiertos de sangre. Se le acercan. Lo rodean. No puede moverse. Está paralizado de terror.

Entonces despierta gritando, empapado de sudor... y agradece que sólo haya sido una pesadilla. Está en la trinchera. El ruido de los tanques enemigos acercándose lo tranquiliza.

Juan Salvo

2

ANTES DEL FINAL

Siempre enredado en vanas reflexiones. Debe ser un mal de familia. Pero esta vez le parece que la vida lo pone en una situación límite. Esos labios carmesí lo han hecho arder como nunca ardió. Todo terminará esa noche. Pero qué más da. Después de todo es un buen final. Aquella mujer...la cama enorme. El espejo en el techo lo refleja en la penumbra. Son los últimos besos cansados, como una braza que se extingue. Después todo será cenizas, pero no vale la pena pensarlo. Al fin y al cabo él sólo es un cigarrillo.

Olbap

1

LA MUERTE

LA MUERTE

Cierta tarde, la muerte memoriosa

cumplió cita en casa del poeta.

Reina de dinteles, traspuso la puerta.

Él cazaba insomnios como mariposas,

se acodó en su mesa.

Y como un gato arrogante

que juega con su presa,

le estudió el semblante,

respetó en su puño la pluma, también el secante,

pero desafiante arrebató el tintero.

El poeta esclavo de las musas y la noche

sin hacer reproches

abrió en sus muñecas copioso aguacero.

Con su sangre como tinta continuó sus versos.

Preso del destino

adoquinó con rimas su camino.

Así murió el poeta.

Para vivir siempre.

Nieto de Wayca

1

Amantes desconocidos


Luces parpadeantes, música electrificante, sentidos sobrecargados que invitan a los desconocidos a compartir intensas miradas. El encuentro esta acordado. Solo dos en un cuarto acalorado; roce de labios, caricias sublimes, adrenalina excitante y romanticismo ausente. Todo resumido a un momento fugaz tan intimo como impersonal. Pero el destino suele ser cruel, y la muerte, siempre latente, añade a su lista una nueva victima que sin saber acaba de vivir el principio del fin.

Querencia

1

Mis amigos

Había bebido alcohol mucho tiempo y todos me creían insana.

Yo albergué siempre en mi una muy buena razón que fue la gran fe en Dios, la profesionalidad de la doctora y el cariño de mis maravillosos amigos “de oro”.

Tras meses de tratamiento, la medicación iba bajando. Pero iban subiendo comentarios tales como: “cuidado con esa loca”. Me sentía abandonada.

Por mi excelente conducta una mañana mi doctora, me comunica que debía dejar la medicación, pero que ya no podría volver a beber.

Hoy, libre, dedico mi nueva sonrisa a mis verdaderos amigos y a mi doctora.

LUZ ABRIL SUFÍ

1

Error



Ana entra en el ascensor y aprieta el botón del décimo séptimo piso. Era alta, tenía el cabello y ojos castaños. El ascensor sube llegando a su destino. Ana deja el ascensor y se dirige al Piso superior del edificio. Mira la ciudad. Ella respiró profundamente lanzándose en el espacio. Piensa entonces que a partir de ahora está libre de las decepciones. Así, mientras que su cuerpo corta el aire, le viene un sentimiento, de que ya no habrá más problemas, y que todo podría resolverse. La única solución que ella no tenía era la de su propia muerte."

Fátima Pacheco

1

çEL BESO

Aquel beso fue una ráfaga. Se había desprendido de Victoria. Siempre pasaba a su lado, sin mirarlo, ignorándolo. El desmayaba por dentro; esa figura, ese perfume, esos labios lo tenían afiebrado. Por eso aquel beso lo sorprendió tanto al rozarle la mejilla derecha, suave, tenue, aterciopelado, deteniéndose en sus comisuras. El aroma y las marcas de carmín atestiguaban que el beso era de Victoria. Sin embargo ella continuaba pasando a su lado, sin mirarlo, ignorándolo. De allí en más, él solo creyó en posibilidades y no en certezas.

IguanaBiHappy

1

SE FUE.




Fui lamento mudo que no se escucho...
Fui deseo que se apago, como se apaga el sueño al despertar.
Fui suspiro de alegría, alegría cargada de caricias.
Fui amante de la brisa, perfume agreste bajo fronda espesa.

Fui lamento mudo que no se escucho...
Fui sueño de esperanza, sueño que soñó no despertar.
Fui sueño que despertó ilusión.
Sueño que llego a créer.
Fui pirata en mi propio mar, asaltante de glorias.
lírico orate recitando versos a la mar.

Fui lamento mudo que no se escucho...
Fui lamento del amor, anfitrión de la pasión, mensajero de sueños.
Fui llovizna de colores, arco iris de esperanza.
Fui febril sentimiento, aurora que enciende estrellas.

Fui lamento mudo que no se escucho...
Fui sueño que despertó para nunca más soñar...





PABLO MISTRAL.

11/29/2008

2

Humedad



-Te quiero

-Yo también

Llueve. De unos labios entreabiertos cae un hilo de saliva. Diez dedos se encuentran y desencuentran cadenciosamente. La caricia se extiende. sienten la humedad del otro cuerpo. Suspiro. Un abrazo los funde transpirados, arrodillados sobre el colchón. Desde el techo una gota cae sobre el cabello que cubre ambas cabezas. No la sienten. Se miran. Ella entreabre los labios; él les acerca su dedo. Silencio. Ella besa ese dedo. Una lágrima le surca el rostro, o quizá otra gota. Él la sorbe con sus labios. Lentamente las bocas se reencuentran.

-Te quiero

-Yo también

Llueve.

Palumbra

1

Son las reglas

¿Cuantas palabras? ..... es nulo , no soy maniático , esa son las reglas , lo puedes conseguir , es pronto para que lo sepan , te voy a colocar el aparato , ahora escribe , se acabaron las sardinas tengo que comprar , ahora vuelvo .

Las luces del acuario se apagan, la mente vuela libre: “en formación de guerra esperamos al enemigo, no tendríamos clemencia, nuestros morros contra los dientes afilados...”

Seguro que no gusta – pensó el delfín – mientras coleteaba, buscando un recuerdo inspirador.


Rotwang

1

Sonría por favor

Sonría por favor

- Si dibujo su cara señora , le quitaré el alma, es un desgracia para mi, por favor no insista, está bien, lo haré, después de todo es un regalo de su marido.

Lo adivinó , es un truco , hago reír a las damas , se ponen todas tan serias en el momento de posar , cierto , soy un poco extraño , puede que este no sea mi tiempo , es usted encantadora señora no me halague , no lo merezco.

Da Vinci, puede llamarme Leonardo si gusta.

Ubikuo

1

LA PANGA REGRESO


Escupió sobre mi huella rabiosamente.

Tan solo él me quiso acompañar-

Era mar abierto. Las velas se hincharon por el demasiado viento. Relámpagos intensos; alta la mareta.

--Nada hombre, que no pasa nada-

Su rostro más oscuro que el horizonte.

Me abrazó y nos aferramos al madero. No supe cuánto habíamos dormido.

El mar estaba terso como superficie de cristal. Se adivinaba un muelle

En el puerto un solo hotel . Dos habitaciones.

---- yo pudiera quedarme con usted.

Apreté su mano con fuerza. El tenía mujer. Fuera o no lo mejor, la panga se devolvió.

MOISES

2

¿Qué hacer?

En medio del camino había un hombre en actitud contemplativa, maravillado por la perfección de la naturaleza.

A su alrededor, hombres y mujeres se esforzaban por terminar con los recursos que la naturaleza les brindaba.

Éstos miraban mal y criticaban al hombre pasivo.

- Este hombre, que estorba y no hace nada. - Decían al pasar.

De pronto alguien le preguntó – Señor ¿Qué hace?

- Nada - respondió tranquilamente.

- ¿Y porqué no hace algo?- insistió.

Abriendo los brazos, con su mejor mirada le respondió

- ¿Qué puedo hacer?... si ya está todo hecho.

Guijarro

2

Indonesia necia

Los conductores de rickshaws de piernas fortalecidas por tanto pedalear, y el cuerpo enclenque de tan poco comer, corrían en tropel: escapaban de la policía. Éstos blandían sus palos para ahuyentarlos del lugar destinado a taxistas, de “rango superior”.

Al primer anuncio de lluvia bajaban del triciclo. Con un trocito de jabón embadurnaban el cuerpo y se enjuagaban con el chaparrón, y otra vez a trabajar. Esperaban que alguien se interesara por un viaje y regateara el precio, aún siendo de pocas rupias, debían bajar unos céntimos.

Esa es su casa; nacen y mueren allí. Y se sienten afortunados.

Teri Makasi

1

QUE MI HIJO NO SEA MUJER

Despierto,

---- No tenemos que estar de acuerdo. Somos diferentes.

En un mutismo visiblemente ultrajante no das ni prometes nada

--- Te irás por un breve lapso.

Advierto tu gesto de remordimiento anticipado cuando me entregas casi todo el dinero.

El día penúltimo anticipas la partida.

En un abrazo que no abraza, tu vergüenza se confunde con mi infierno. Es una pasmosa indiferencia que no sacude ni siquiera mi figura..

El encopetado señor, aristócrata, iconoclasta, conservador, de noble abolengo. Ese que eres tú y a quien en ocasiones recuerdo, hace meses que se fue..

LA STORNI

1

DE TRAPO

DE TRAPO

Dicen que son personas, que sienten, que hablan, que construyen sueños. No conocen del sabor ardiente de una mordida en el cuello. Arrimados en una plana ansiedad, esperan empezar la función. A su pesar, no hubo ensayo, la vida les tendió un velo negro en las pupilas. Las muñecas: se pintan los labios y viven en castillos con deseos suicidándose por las ventanas. Los muñecos: riegan esperma en el circo, buscan templos blancos. Y todos de trapo, de muecas manipuladas. ¿Marionetas del destino? ¿De mis pensamientos? ¿De un dios borracho? Creyendo que viven. Siguen alucinando.

Loca

1

BUENAS INTENCIONES

    Intento distraer mis sentidos

    En ruedas y caminos espirales,

    En duendes mágicos y generosos,

    En canciones nocivas y cáusticas.

Intento quebrarme y no quebrarme,

Contraerme y esparcirme

Para distraer otros sentidos.

Intento no ser yo misma

Sino un producto de la imaginación colectiva,

Un conjunto de abstracciones y dividendos,

Y al final solo soy lo que no soy.

Que soledad tan llena de voces y bisectrices

Que bienvenida tan triste

Cubierta de manos batiéndose en el plasma...

    Intento:

    Bebo las distracciones anteriores,

    Las materializo en individualidades,

    En pedacitos de de luna de miel,

    De amor estúpido,

    De enfermedad...


Gaia

1

HAMBRE

Estoy hambrienta de tu cuerpo blanco, naranja, azul, de tu boca eléctrica y espinosa, de tus perforantes dedos capaces de envolverme. Estoy hambrienta de tu dolor aceitoso y sanguinolento que llena la habitación con sacudidas puntiagudas, que se introduce en la medula de los huesos, que se fragmenta en espacios espirales aun más dolorosos todavía y casi no me dejan respirar. Estoy hambrienta de tus latidos y convulsiones. Estoy comiéndome los segundos para que antes de que nuestros cuerpos se estrellen en los vértices de tus ojos, se mueva el mundo y pierdas tu brújula y te pierdas conmigo…


Virgo

1

A Z U L

--- Podemos salir el sábado..

No llegaba. Le pregunté a todos los relojes.

Se oyó el pito de un auto . Frente a mi, él. En el carruaje su amigo.

Me mentía. No llegaba o llegaba con su amigo. Para despedirse vino solo, Me acarició vehemente, con esas manos lánguidas que mi cuerpo reclamaba.

Fuimos al aeropuerto. Tenía beca y apartamento en USA.

Dos , tres veces, me escribió. Contesté diez. Taciturno, desgarrado.

Nadie respondió al teléfono. Botellas vacías desde la puerta hasta la bañera.

En medio de ese rojo, su barba de un intenso azul.

apolo

1

Microrrelato.

La mañana los encontró dormidos, y los que habían sido sus cuerpos formaban algo así como una cruz de pieles, un cruz sin Cristo ni Ladrón Bueno, sobre el piso de parqué.

Dastier.

3

Ser argentino


Últimamente suelen verse por la ciudad numerosos turistas. Lourdiña y Henry nos visitaban por primera vez. Nos conocimos en una reunión literaria. Les asombraba la calidez de la gente. Compartíamos un trago, cuando me pregunto “¿Qué es ser argentino?”Henry, ser argentino, es ir con la patrona a comer ravioles los domingos a casa de la vieja y por la tarde escuchar los partidos, mientras los chicos juegan en el patio.” Henry se emocionó.Nos gustaría formar aquí nuestro hogar y tener hijos argentinos.” No quise agregar más. “Si vuelven a Buenos Aires, no dejen de visitarme”, dije.


Leiru

2

El circo


Cada tanto recibíamos la visita de algún circo. Se ubicaban en las afueras, limpiaban el terreno y armaban la carpa. Atronaban las calles, publicitando el debut. Un trailer, donde llevaban un león, nos premiaba con algún rugido, provocando una estampida entre los chicos.
Tras un árbol espiaba el campamento. Mamá lo había prohibido. Mi curiosidad podía más.
Solía quedarme hasta que comenzaba a oscurecer, el elefante giraba atado a una cadena, los hombres desmalezaban el campo y alimentaban los animales.
El cielo pampeano enmarcaba el campamento. Aromas del campo se mezclaban al dulzor que emanaba de las fieras.

Juan de la calle

3

Disfrutar el pecado


No me aferro al paraíso, siento atracción por las serpientes, por el dulzor de la manzana. No soy lo que piensan, intento de lo oculto. Lucho junto a mis sueños, nunca quise ser bueno ni formar parte del diseño. Escapé de predicadores, que prometen el cielo para transitar sonrientes el infierno. Siento atracción por las serpientes, por el dulzor. Disfruto de mis pecados, en delirios soy postal de mi pasado.
Busco luz en los versos, ellos me alientan a seguir tus huellas. Durante siglos seguí tus pasos, añoro el néctar de la fruta, deleite de tu cuerpo.


Andre Laplume

2

RECONOCIENDO A UN REY

Hubo un tiempo donde la tierra se hallo sin reyes, reinas o príncipes, un tiempo de codicia, confusión, amargura, nadie gobernaba. Desde las tierras del Norte los bárbaros habían matado a todo ser de linaje.

Pero un valiente anciano y dos nobles guerreros se embarcaron hacia una mítica isla, habitada por príncipes, princesas.

Dirigidos por “La espada sin sombra” esta les guiaría para encontrar el camino a la isla, escogiendo al rey que los salvaría de la destrucción, ya que se dice que “la voz de un rey auténtico y verdadero, manda respeto y obediencia”.

(Gaidiel La Espada sin Sombra)

3

DESANDAR


EL A ELLA LE CONTÓ SU TRAICIÓN, DESANDARON EL SENDERO, MIENTRAS PRECIPITOSE UNA LLUVÍA RENOVADORA, EL MUNDO SE DETUVO, ELLA LUEGO PERDONÓ.

CONVIVÍR

EL MALDECÍA EL CIELO, LUEGO AL SUELO CAYÓ, TOMÓ CONCIENCÍA DE SU CAÍDA Y REZÓ.

CRUZÓ PALABRAS CON ELLA, Y EN SU MIRADA SE VIÓ, SINTIÓ FRÍO Y VÉRTIGO, SE ALEJÓ PERO AL TIEMPO VOLVIÓ.

CIRCUNSTANCIAS

IGUALES EN LA DESIGUALDAD, DESIGUALES FRENTE AL AMOR, PRETENDIMOS IGUALARNOS PERO AQUELLA NOCHE DE LLUVIA TENUE NOS DESVELÓ ÚNICOS, MIENTRAS TU CONTABAS EL AYER, YO MORÍA POR FUTUROS LEJANOS Y EL PRESENTE SE HIZO ALBA.


CIPRES

2

CUESTIÓN DE IDIOMA

Poned calcolo, dijo el patrón,

......poned calcolo repitió el empleado

Mezcla con calce dijo el patrón

...Mezcla con calce repitió él segundo

Cuidado el mattone gritó el patrón

Cuidado el mattone grita el otro.

Entretanto, se desmoronaba la pared sobre ellos,

Y los albañiles corrían desconcertados. “Si no encontramos

pronto un diccionario de italiano, moriremos aplastados” .

FATIMA 3

4

Tiempos modernos: la nueva versión de........Caperucita y el lobo...

Muy tranquila y despreocupada caminaba Caperucita por los bosques de Palermo a la hora de la siesta. De pronto, se encontró con el lobo. Su primera reacción fue de miedo, pasado ese instante comenzaron a charlar, y casi al final de la tarde se puede decir que eran grandes amigos. Días después apareció de manera muy extraña muerta la abuelita y lo más insólito del caso es que dejó un testamento a favor de un extraño lobo, tutor de una niña desamparada.

FATIMA 2

2

Cenicienta

Por sólo dos euros, pruébese el zapato encantado. El príncipe necesita urgentemente encontrar su media naranja. Ella desapareció de improviso de la fiesta real a las seis de la madrugada. Damas, Damitas, Señoras, Señoritas, no se pierdan esta hermosa oportunidad.... Por supuesto..si tiene pie chico y calza el treinta y cinco.

FATIMA 1

4

LENGUAS DE DOBLE FILO

Y para poner fin a las habladurías que les habían perseguido, la abrazó fuertemente contra su pecho. Se fue acercando a su boca hipnotizado por el calor que le desprendían los labios hasta tenerlos tan cerca que no pudo resistirse a besárselos por primera vez, con ternura, muy despacio, después, atrapado por tanto deseo contenido.

Ella se dejó querer hasta quedarse sin fuerzas, sin aliento…

Y allí la dejó, en un rincón de la cama, como dormida, pálida, helada, envuelta en un charco de sangre.

Alayda

1

“Enterrado en mis huellas”

Fracaso intentando.

Me siento un caníbal

de mi propia carne.

Me sobran los momentos

para la reflexión.

Para organizar mis capítulos

..caprichosamente entregados al azar.

Miles de instantes

pensando económico

en cada uno de sus abrazos.

Mi individualidad perfecta,

se hace trizas.

Hasta las vísceras me moviliza,

su premeditada ausencia

Me entrego a la ansiedad,

a la mas cruel y mas intensa.

Busco en la trastienda de mis dudas

y sacudo mis engranajes…

La extraño, aunque nunca le e tenido.

Y decido olvidarla.

Aunque no la tuve.

Aunque no la tengo.

Rey Brujo Rojo

1

Dos segundos

Iba caminando con su novia en medio del centro. De sorpresa aparece su otra novia. Dos segundos.‘Te presento mi prima’, dice, mirando la pared. Se saludan y todo sigue igual.



OE

3

Fuego

Ya me alimentaron, ya me trajeron hasta este lugar, ya me sacaron las plumas.

Ahora hay olor a humo. Ya no hace más frío.

No sé a qué parrilla fui a parar.

Willy4

11/28/2008

11

El Abrazo.



...Así, justo al caer la luz, también sus dudas cedieron, y su temor creyó disimular.
Sin tiempo a nada, sin vacilar, lo envolvió en sus brazos.
Solo escuchó un sonido, tenue, un leve suspiro.
Más fuerte, mas nada. Una ultima mirada y su otra alma ya estaría eternamente en ella. Por lo menos así lo Creyó, desde un primer momento cuando decidió hacerlo.
Y así, nunca mas verlo sufrir. Tenerlo por siempre en ella.
Un abrazo lleno de amor, tan intenso que le quitó la vida.
Su madre, y nadie mas puede saberlo, cuan grande fue su amor.

Redneck007

4

SENTENCIA

Cuando eras chiquito te agarrabas del dedo gordo de mi mano pa' montar. Yo no salía de mi asombro. Una manita de nada, con tanta juerza, tanta desisión. A menudo resongabas tironeando de los flecos de mi poncho. Yo me réia y te retaba suave, como pa' no perder la autoridá.

Dispués, ya grandote, te juiste a la capital. No hay guanaco que resista este desierto, Tata. Gurí vivo, me dije.

Aura, que me entero en la radio, que sos un montón de huesos abandonados en una sanja, siento que Dios es una estafa, una brosa nomás, un gaucho maula.

DARLINOS

3

Nosotras Dos

Caen los pétalos blancos de la rosa que ya muere...

Una suave melodía me llega y me sacude. El resto es silencio, pero la presiento, me vigila. A ella no se le puede ganar. Lo aprendí a través de los años, masticando mi dolor. Aquí estaré, aguardándola y como dos viejas conocidas podremos hablar.

Mi misión en esta vida ya fue cumplida y puedo irme en paz. Se descuidó y no tuvo en cuenta, que son mis seres queridos los que al llegar me recibirán.

Yo me vestiré de negro, para no desentonar.

Feanjofra

3

Un asunto particular.



He domesticado una araña. La mantengo en guardia en el cielo de un pasillo.

A veces le digo : Buenas tardes señorita… Esto lo hago en tono de juego,

no es que yo crea que me va a responder.

Cuando me mira quedo paralizado.

Hoy me ordenó que dejara de escribir, de lo contrario me entregaría a su enemigo.

El veneno hizo efecto...

Ahora que soy araña me aterra pensar que alguna vez fui humano.

Goncho

2

Un personaje de cuento

Un personaje de cuento

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.


El contador de cuentos me incluía siempre en sus relatos. Iba por los pueblos y ciudades narrando mis aventuras.

Y después empezó a vender libros con las mismas historias.

Entonces, harto de ser su personaje favorito sin recibir ninguna ganancia, quise cobrarle regalías. ¿Y saben qué hizo el muy cretino?

Me sustituyó por otros personajes más baratos.

¡Claro! Aparecieron muchos; porque había una escasez tremenda de trabajo.

Así fue que me quedé desocupado y en el más puro anonimato.

Hasta que ustedes me descubrieron. Y aquí estoy otra vez. ¿No se acuerdan de mí?

GAUCHO