Bienvenido al Concurso De Microrrelatos

organizado por el taller Literario La Nave Fue y Volvió.

POR FAVOR, selección su opción.

9/29/2008

2

LA PROMESA

Tenía una deuda de amor con ella y él siempre cumplía sus promesas. Pero esa noche la crisis de dolor, lo tomó por sorpresa. Por eso regresó. Luego de varios intentos logró destapar el escondite. Tomó las joyas que se le resbalaban de los dedos y en un esfuerzo supremo, las colocó sobre su almohada. Los cabellos rubios brillaban tanto como el oro de las alhajas.

Mandándole un último beso, el fantasma del viejo joyero, atravesó la pared y se perdió en la noche.

AYELEN

1

LA SOMBRA

Ella estaba asqueada de tanta crueldad. Durante toda su vida debió acompañarlo, quedar prendida del puñal ensangrentado, del revolver asesino…

Esa noche él caminaba, bamboleante la figura, ebrio hasta el hartazgo, cuando apareció una niña.

En las manos del hombre brilló el puñal. Y ella, impotente sombra, sólo atinó a confundirle las piernas. El hombre tropezó. Rodó sobre si mismo y se clavó el puñal en el pecho. Quedó en un baño de sangre, apagados para siempre sus ojos asesinos.

La sombra, libre al fin de aquel infierno, voló a agarrarse de la cola de un cometa.

SELVA

1

HISTORIA DE AMOR

Diariamente se encontraba en el subte con sus ojos negros. Ella lo miraba un instante y luego volvía a su lectura.

El intentó abordarla varias veces sin más resultado que una sonrisa de reconocimiento.

Una mañana lluviosa, al salir del subte, él abrió su paraguas. La invitó a caminar juntos.

-Me llamo Rodrigo, gritó bajo el ensordecedor rugir de los truenos. Los ojos negros le sonrieron. Anduvieron en silencio una cuadra.

Ella se detuvo frente a un edificio y alzando la mano a modo de saludo, trepó por las escaleras de la Escuela Especial de Sordomudos.

CILY

1

HA MUERTO

Abrazada a la orilla del agua que estaba

a un paso del suelo abrazada a la orilla

a la luz de una vela que cae

ha muerto una niña

que cae a la luz de una vela

abrazada a la orilla a un paso del suelo

del agua que estaba abrazada a la orilla

Logos

1

LA VIEJA ESTANCIA


Otro perro junto a la tranquera, más viejo y cerca del agua, oye la voz de un niño.

Un pájaro sacude el ala.

Mas tarde vendrán los hombres, los caballos, los demás y los que quedan.

Pathos

1

EL TERROR

Mi compañero se llamaba Augusto. El de enfrente se llamaba Eduardo, más atrás estaban también Julieta y Natalia. Cerca de la ventana estaba Juan Carlos. Delante de él estaban el negro Zárate y su inseparable aliado, Matías Puyot.

En el pasillo, paradas una al lado de la otra, estaban Analía y la flaca Silvia.

El chofer fue el primero en morir.

Desconozco su nombre.

Cronos

1

Confusión

Para evitar líos la familia agregaba al nombre heredado de los primogénitos el orden del parentesco. Pero todo se complicó cuando nació Juan nieto y Juan hijo pasó a ser también Juan padre, de Juan abuelo.

Calemaya

1

De vacaciones

Si te digo que ya no sé. Sentada en el jardín escucho que salís de la cabaña. Levanto los ojos. El sol se desangra entre los cerros. Y vos caminás hacia mí como si nada.

¿Y la pelea espantosa de recién? ¿Estos años que se nos cayeron encima? Y carajo, te veo venir tan despreocupado, tan lindo con esas canas frescas. Que mejor me callo. A ver si vos tampoco sabés. Y podemos disfrutar igual los días que nos quedan.

Navarris

9/26/2008

3

DEL OTRO LADO

Son las tres de la tarde y la señora Clotilde mira su novela favorita. En la pantalla se ve al galán maduro frente a un televisor encendido. Como el guión lo indica, el actor realiza un gesto desmedido y apaga el aparato, en donde la imagen de la señora Clotilde se achica hasta desaparecer por completo.



Esmeraldo

2

CONFIAR EN EL CERO

Hay que confiar en el cero a la izquierda. No hacerle caso al que sentó cabeza. Adivinarle los trucos al mago y sin embargo creerle.

Hay que partir en dos el corazón como los panes. Quedarse con la parte suficiente. Barrer las migas cuando todo termine.

No seas oveja. No seas perro faldero. No comas de cualquier mano. No agradezcas en vano. No me mires esperando la respuesta. Gritá. Mordé. Esperá y después iluminate.

Borrá todas las señales y empezá de nuevo.



Tambuti

1

ULTIMAS PALABRAS

La tierra se hace cada vez más pequeña hasta que desaparece por completo, mezclada entre las nubes plateadas y el monótono silbido del motor.

Solo el cielo, mi avión y yo.

Pero tiene que haber algo más sosteniendo esta acción que busca su destino a diez mil metros de altura, en donde la oscuridad es el único aliado.

No hay tiempo. El radar muestra una luz vacilante. Comienzo a bajar. Rápida caída. Cada vez más cerca hacia el medio del océano. Ya nada importa. No debo detener mi marcha.

Soy un kamikaze y sé que voy a morir.


Faluca

9/24/2008

9

CAMINOS


Miré hacia el horizonte, allí donde el alambrado de púas le arrancaba un ramillete de sangre al magistral ocaso. El viento húmedo me azotaba el rostro tratando de desprender esos recuerdos que dolían pero que me negaba a abandonar porque eran parte de mi historia.

Sin volver la vista seguí mi camino hacia el Este. No sé si porque allí me esperaba la vastedad del mar o la grandeza del amanecer. Simplemente aposté a la vida, y casi sin querer, gané un destino de sueños.



Pilar Fernández Luna

16

DESTINO


La vida había pasado rauda dejando a su paso un viento de melancolía.

A esta altura podía escuchar el sonido de los recuerdos y saborear el perfume de su pelo. Podía acariciar las extensas colinas de su cuerpo en una noche de otoño y perderse en la oquedad profunda de sus ojos pardos. Podía decir mil veces “te quiero” y otras mil “te espero”.

En cambio plegó por última vez la vieja carta que nunca le había enviado y, metiéndola en un sobre blanco y estampillado, anotó aquella dirección que seguramente ya no existía.



Marianela Paz

452

LA SOMBRA


El hombre sabía que era el grillete de su propia sombra y también sabía lo que significaba perderla.

No quiso que la metáfora cegara su razón, pero aún así se quedó mirándola con miedo. Le parecía que cada vez se hacía más pequeña, tanto como su acotado universo.

Y en el último instante, cuando la vio desaparecer bajo sus pies, creyó que su hora había llegado y lloró amargamente sin siquiera darse cuenta que sólo eran las doce del mediodía y que su sombra descansaba, furtiva, en la suela de sus zapatos.




María Luz González

4

Espejo


Mi reflejo en el espejo, sostiene un cuchillo sangriento entre sus teneblosas manos.Tenía que hacerlo,sino el reflejo sería distinto,en vez de falda llevaría pantalones.

Recuerdo, el primer beso, el primer te quiero,los primeros momentos que empezó a engañarme; el primer bofetón me llevó a un hospital donde solté una de las tantas mentiras que soltaría por él; el alcohol dañó su caracter, le hizo ser otro.Tras un año de aguantar,decidí que mi maquillaje jamás escondería las marcas que el me hacía ,alcé el cuchillo,clavándoselo en el corazón mientras dormía.

    nyka

9/23/2008

2

PLUMAS ARDIENTES


- Papá, lo pensé y quiero dedicar mi vida a escribir.

- ¿Se puede saber para que querés escribir?

- Quiero rescatar a aquellos que aún no se han rendido y siguen luchando. A los que se ilusionan con romper las redes de frustraciones y que ansían el triunfo por la felicidad de la gente. Porque solo así, con plumas ardientes que cuenten esas verdades, se podrán recuperar a muchos partidarios de su indiferencia y apatía.

- Realmente no te veo futuro, hay miles de escritores idealistas.

- Te equivocas papá, quiero ser cronista deportivo.

Por Aliver

3

Mediodía


Cuando me acuerdo de Carmela quiero llorar… y no es que sea sentimental, es que ya no esta más.

Un día me levante como siempre pero cuando llegué a la cocina, ningún matecito me esperaba y ¡ ni la pava estaba puesta !

Entonces salí al patio de atrás a ver si colgaba la ropa o si charlaba con la Vecina…. Rechinó la puerta al abrirse… me había pedido hacia como un año que la aceitara pero es difícil hacerlo cuando se sostiene una botella todo el tiempo en una mano y en la otra se tienen las cartas.

Mariana Hoe

2

Camino a casa


Desde el suelo mullido de agujas de pino del bosque, hace unas horas se yerguen enhiestos un trío húmedo y amarronado de hongos patagónicos.

Los vi al pasar esta mañana cuando volvía de juntar leña para la salamandra.

Y mientras el otoño avanza trayendo escarchas y lluvias, aparecen como ilusiones ópticas grupejos de estos brillantes seres feéricos de variadas formas y tonalidades pero todos ellos impregnados del mismo aroma distintivo a tierra y agua.

Y con mis manos nudosas y toscas de años, los recogí uno a uno… esencias minerales para perfumar mi olla.

Merrim

3

Mano.

Yo tengo la mano pintada de rojo. Es importante tener una mano pintada. Nadie sabe como me pinté la mano. Nunca vi una mano pintada de rojo. Ellos tampoco.

Hoy comí. También las mujeres comieron. Encontramos un ciervo muriendo. Con nuestros palos afilados lo matamos. Le sacamos el cuero y se lo quedó el jefe. El jefe no tiene la mano pintada de rojo. Me da miedo. No le gusta que yo tenga la mano pintada y él no.

En el fondo de la caverna quedó pintada la pared con la forma de mi mano.

En rojo.

David Farrés.

3

Ana

Ana

Navegue por tus mares

aprendí tus formas y hoy

en la distancia te extraño.



Caí en el precipicio sensual de tus caricias

y entre gotas de letras al encontrarte

la nave fue y volvió vacía sin tu amor.

Curubicas

2

[NULO] EL ÚLTIMO BESO

En la calle yo busco el rastro de sus pasos. Recorro la ciudad todos los días hasta quedar exhausto. Siento pena por mí. No hay manera de que entienda que debo abandonar la búsqueda. A todo el que le pregunto si la ha visto, se encogen de hombros. No se como explicar que solo me distraje un segundo mientras ella se quitaba la ropa, luego los brazos, las piernas, el torso. Lo último que recuerdo, antes de que su cabeza desapareciera, fue aquel beso que me dio, y que es lo único que tengo como prueba de su existencia.

Por juanchejov@yahoo.com.ar

1

[NULO] LA ERA DEL INSOMNIO

La condena nos vino con forma de noticia, una noche en que las pantallas encendidas de los televisores emitían su programación habitual, como emanaciones imposibles de sujetar. Hechizados por la policromía de la pantalla, ni vagamente imaginamos lo que nos estaba por suceder. Maníacos de las imágenes, aquella noche nos enteramos del fatídico anuncio: “una baja del 11 %, en la bolsa de cotizaciones de Tokio”. Un enorme titular confirmaba la crisis financiera. El pánico generalizado afectaba la bolsa de valores de New York y se expandía indefectiblemente por todo el planeta, hasta devorar por completo el millonésimo de porcentaje que representábamos en el Producto Bruto Internacional.

La noticia recorrió la ladera de la montaña y el eco lo reprodujo por el árido territorio de La Frontera, una pequeña población agrícola, hasta que finalmente desapareció en el infinito.

Contrariando a nuestras costumbres y carcomidos por un mal presentimiento, aquella noche tardamos en conciliar el sueño. Un ánimo compulsivo por pensar lo que fuera suplió al sueño reparador.

Para cuando amaneció el malestar, aún continuaba taladrando nuestros cerebros recalentados.

Y transcurrió el tiempo, y nos fuimos habituarnos a vivir, presas del pavor y el sigilo que suele atribuírsele a los condenados.


juanchejov@yahoo.com.ar (te sugiero que des a conocer este mail, por si alguien se quiere comunicar conmigo)

LA ERA DEL INSOMNIO

La condena nos vino con forma de noticia, una noche en que las pantallas encendidas de los televisores emitían su programación habitual, como emanaciones imposibles de sujetar. Hechizados por la policromía de la pantalla, ni vagamente imaginamos lo que nos estaba por suceder. Maníacos de las imágenes, aquella noche nos enteramos del fatídico anuncio: “una baja del 11 %, en la bolsa de cotizaciones de Tokio”. Un enorme titular confirmaba la crisis financiera. El pánico generalizado afectaba la bolsa de valores de New York y se expandía indefectiblemente por todo el planeta, hasta devorar por completo el millonésimo de porcentaje que representábamos en el Producto Bruto Internacional.

La noticia recorrió la ladera de la montaña y el eco lo reprodujo por el árido territorio de La Frontera, una pequeña población agrícola, hasta que finalmente desapareció en el infinito.

Contrariando a nuestras costumbres y carcomidos por un mal presentimiento, aquella noche tardamos en conciliar el sueño. Un ánimo compulsivo por pensar lo que fuera suplió al sueño reparador.

Para cuando amaneció el malestar, aún continuaba taladrando nuestros cerebros recalentados.

Y transcurrió el tiempo, y nos fuimos habituarnos a vivir, presas del pavor y el sigilo que suele atribuírsele a los condenados.


Por juanchejov@yahoo.com.ar

2

Previsibilidad

El tipo es previsible, a la mañana se baña, desayuna, y toma el colectivo. Baja en su trabajo, ficha y empieza la jornada en la fábrica. Ensambla piezas con sus manos callosas. Luego de cuatro horas, tiene un descanso donde comenta con sus compañeros los partidos del domingo. Termina el recreo y nuevamente se encamina a su trabajo, finaliza las ocho horas y toma el colectivo de vuelta. En su casa, mira los resultados del partido jugado el domingo.

El empresario se arranca el visor virtual de un manotazo. Y piensa, “Que placer jugar un rato antes de trabajar”

Por Layne keenan

2

Así son las cosas

Un día soleado caminas acompañado de tus amigos de siempre por la principal vía de tu ciudad. La calle bulle de vida, decenas de personas pasan despreocupadas junto a ti y de vez en cuando encuentras a un conocido que te saluda.

Súbitamente, un drogadicto sale de la nada y te amenaza con una navaja a la vista de amigos, conocidos y extraños.

Date por muerto.

Por Tósigo

2

ENAMORADOS

Bajo el dintel de claroscuros

    espero una sonrisa

    que otra vez esperé

    con impaciencia

      bajo el dintel de claroscuros

      de tu recuerdo.

Dichos Luna

3

EL RELOJ QUE VAGABA POR LAS ESTEPAS

Lo interesante no es conocer la historia de un reloj que vagaba por las estepas. Lo importante es haber desarmado un reloj y conocer qué animales viven en las estepas.

Por Quintín de la Barca

9/22/2008

3

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS

Balaban y el amo le ordenó al pastor cortarles la lengua hasta que llegase el momento de la esquila.

Sancho Quijano

2

PADRE IDEAL

Robert Hulk, después de eyacular dentro de un pequeño frasco, se convierte en el donante anónimo «37-K» del banco de esperma de Dallas.

Tiene el potencial genético apropiado, coeficiente intelectual alto, un metro noventa de estatura, ojos azules, porte atlético. Más de lo que se podía pretender a la hora de buscar al padre modelo para los hijos, sin incluir la cuenta bancaria que frecuentemente incrementa con abultadas sumas de dinero por los servicios prestados. (El programa se denomina «concepción selectiva». Su director lo fundamenta en que los padres con menos cualidades son los que más niños tienen.)

En la actualidad, Robert Hulk tiene 24 años y más de 20 hijos. Sin remordimiento admite no conocer a su progenie. En su interior está convencido, como la gran mayoría, de ser el padre ideal.

JCM

3

“Lejos de mí”

Cuando llega la sombra de la noche, me recuerdo perdiéndote, viéndote ir, ojitos cerrados, suspiro final. Cómo olvidar ese día lúgubre en que me dejaste para siempre, todo tu rostro en un adiós, en un perdón interminable, con una mueca que tanto se parecía a una sonrisa de paz eterna.

Hoy te pienso en ese momento y me regodeo en la infelicidad, trago amargo que acecha, que no quiere irse. Y estoy tan sola sin vos, tan perdida que me arrepiento de haber presionado ese nefasto gatillo que te llevó, para siempre, lejos de mí.

MIA

3

Sueños Húmedos


Era la joven G pero era una niña la que abusaba con mi mano chocando contra la no vulnerada pared del himen, mientras nos mojaba el agua de la ducha... después su rostro, o sus labios se deformaban al tiempo que yo, que era esa pija felizmente expandida con textura de plastilina, le preguntaba si iba a tomar la leche...

Cuando el estremecimiento era inevitable desperté con el tiempo justo para cerrar con mi mano la salida del disparo, después la crema bajó por la pendiente del lavabo... lavabo, que bonita palabra, decididamente mejor que pileta de baño.

El que pierde las cabras

3

A TODOS LOS HOMBRES


Ya no te pedo ver. Te he perdido de vista. Yo que tanto te amaba. Te fuiste desdibujando a causa de tu “liberación” ¿a quien voy a cantarle ahora, quien voy a respetar ahora? Tu perfume es agrio, amargo, tu figura se desvanece, ya no debo protegerte mas, solo penetrarte y dejarte. Ya no mas proyectos a largo plazo. Eres como un guijarro más a la vera del río. Solo he aprendido esta cosa: “Todo te es licito, mas no todo te es conveniente”. Todo acabo. ¿Triunfo el deseo?... ¡Rebelión!

Hecutorgo

3

EL CARACOL

Tenía pocos años cuando marché a la playa, con mis padres y hermanos. Bullicio y emoción, mar, sol, pelotas de colores y juguetes para la arena.

Corríamos recogiendo conchas y riendo, pero alguien encontró un caracol maravilloso! todos queríamos oír en él, el mar que teníamos a nuestras espaldas.

La reyerta trajo a mamá airada a nuestro lado. Aquel caracol parecía ser de todos, pues todos los reclamaban para si.

Mi madre lo tomó y extasiada exclamó, ¡oh que lindo caracol! Y luego severa, ¡esto no es para niños! Y con él, se marchó.

Por María del Mar

2

POR FUERA TODO ES DIFERENTE*

vómitos de llantos nocturnos que se siguen unos a otros en una rara forma de devoción admirable..permamente. leal. Y me fundo entre hielos que me queman..derriten mi piel..y voy callendo sin demoras..voy saciando mi sed con aguas contaminadas..venenos imaginarios que de igual forma acaban matandome..terminando conmigo.y por último yo río aunque llore fuerte FUERTE aunque con llantos bien altos sin esconderse..pero por fuera todo es diferente.

Natt.-

1

Desmemoria

Tras treinta años de penurias, Senuf Menón conquistó las fuentes de los ríos más caudalosos de la tierra, contrayendo de paso la malaria, sufriendo una rotura de costillas así como un ataque de aborígenes que le costó una cojera de por vida. A su regreso, reconoció con pena que confundía en su memoria los lugares primordiales. Además, su cuaderno de bitácora se empapó y resultó indescifrable. Los geógrafos lo acusaron de estafador, y Menón se aventuró de nuevo. Mentira. Indignado, se escondió durante quince años. Rescribió sus notas de ensueño y falseó conclusiones. Compareció, obtuvo reconocimiento y murió tranquilo.

Por Pájaro Turco

2

Rastrilladora

Hace unos días corría y alcancé a oír el motor de una rastrilladora que estaba de mí a dos cuadras, luego una patrulla de policía se metió en sentido contrario y se paró frente al jardín de donde salía el ruido. Bajó el policía, se encaminó hacia el cancel y entró; a través de los resquicios de los arbustos vi que el policía le gritaba a un anciano para quien sólo existía su rastrilladora; el policía se le acercó, y bruscamente apagó la máquina, luego tomó al anciano de la nuca y le dio un beso en la mejilla.

Por El Pichón

4

Entrega

Creí que había terminado con ustedes, pero acabo de escuchar un gruñido y muy bien sé que al rato serán más. Estoy cansado: cómanme

Por Castel

4

Aventón

El sábado conocí a una mujer que me preguntó sobre el suicidió. “Un acto de valentía”, le dije, “yo no lo haría porque soy un culero”. Con asombro me replicó: “Pero todos piensan que es un acto de cobardía; una salida fácil”. “A quien opine eso dile que se vuele los sesos..., verás si se atreve”. Me pidió que le consiguiera cianuro; quedé de entregárselo el martes. Cuando nos despedimos, sentí que la mujer había encontrado una razón para vivir, pero ya era demasiado tarde: sólo podría amarla muerta.

Por Diógenes

1

La prueba

_Por ese trapo rojo de mierda _ gritó Julia mientras se la llevaban.

Había sido precavida; nada de libros, no más que los manuales del alumno bonaerense, que las editoriales mandaban periódicamente a los docentes. El Quijote no podía ser sospechoso, aunque pensándolo bien-se dijo para sí- pero se resistió a tirarlo; los discos de los Quilapayún, varios números de Estrella Roja y hasta los cuadernillos de Crisis; todo fue a parar a la parrilla la semana anterior. La casa estaba limpia. Si no fuera por esa maldita bandera de remate que su padre había usado para tapar el agujero de la chapa.

El capitán miró hacia el techo y con un gesto de complacencia ordenó que bajaran la prueba de la felonía.

Por Huanquyi

3

SUCESIVAMENTE

Daba paseos sucesivos leyendo el texto en mi dormitorio, mi estado de nervios es febril; era como un león salvaje recién enjaulado, buscaba una excusa legítima para estallar, algún culpable para poder expulsar mi furia. El personaje de Dostoievski en mi lectura, daba paseos sucesivos en su dormitorio; era como un león salvaje recién enjaulado, en un estado de nervios febril, buscaba una excusa legítima para estallar, algún culpable para poder expulsar su furia. A su vez un lector leyendo este texto, pasea alocadamente en su dormitorio, busca lo mismo; así sucesivamente hasta llegar a ti.

Por ENG

9/16/2008

4

Principio y Fin

Principio y Fin

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Tuvo un sueño perfecto, con solo decirlo lograba dar forma a cada uno de los componentes del cosmos. ¡Ensoñación Divina! podía crear desde una molécula hasta el más complejo de los seres.

De a poco el sueño se fue derrumbando. Ya no podía dominar ese mundo, las imágenes se transformaban, el orden devenía en caos. Perdió el control, se había convertido en un mero espectador sufriente.

Aterrado decidió despertar. El Apocalipsis barrió aquel mundo onírico. Miró a su alrededor, era un espíritu en medio de la nada.

Feltor Mel

3

Infidelidades

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

La ve empapada de sudor formando una sola carne con aquel hombre.
Atormentado se revuelca en las sábanas. Sufre, los celos lo sacuden, lo llenan de ira. Destruye aquella imagen con golpes violentos. Ve con frialdad como su mujer expira entre sus manos.

Suena el despertador. Envuelto en esa sensación amarga que le produjo la pesadilla abre los ojos… a su lado yace muerta una desconocida.

Nivik

2

El valiente

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Enfrentó cada uno de sus miedos, algunas veces temblando, otras con los ojos cerrados sin ni siquiera animarse a espiar a su enemigo.

Logró vencer casi todos sus temores, sólo una idea pavorosa todavía conseguía hacerlo entrar en pánico: la innombrable, aquel último escalón que lo separaba del heroísmo.

Esa mañana se sintió valiente, hinchó el pecho y aceptó el reto. Ya nada podría detenerlo, ese temor no lograría vencerlo.

Disparó… enfrentó el último de sus miedos.

Arnibak

2

Deseo y contrición:

Trueno en soprano hacia el lado de la montaña.

Lluevo del ojo derecho

porque el izquierdo ya no tiene qué llorar.

Los pies sobre la silla de una casa

que aún no adoro.

Y, en cualquier recóndito punto del ceniciento cerebro,

me pesan unos árboles, un río ancho, una llanura

(mate amargo, mate dulce,

mate lavado, tereré)

me pesan

¡maldito deseo! ¡errada convocatoria de sentimientos!

sabiendo que no volveré.

Corsario

2

Lejos

Lejos. A través del océno y los husos horarios. La mujer invadía las soledades con su retrato . Lejos, a través de recuerdos y esperanzas de bienvenida . Lejos, partió su hombre buscando un porvenir y el envío de euros para sobrevivir al cambio local (gubernamental y monetario ). Lejos, una llamada sobresaltó su espera. Lejano y preso de una foránea adicción, los amigos le comunicaron a Penélope que su amado partió. Aquí, la impotencia de no estar allí . A kilómetros y a la deriva buscó salida a la lejanía. Lejos, nadie imagina la distancia hacia su dolor y la extensión de su herida.

3

El milagro

Fue la culpa del despecho y el rechazo.

La cobarde venganza del herido,

interrumpió el fuego correspondido.

Fue la guerra, excusa del poderoso.

Su amado, sin opciones, fue enrolado.

La mujer andina siguió su rastro.

Con su retoño marchó, y con el rostro

del amor que le fuera arrebatado.

Mujer que fue a detener la revancha,

mujer que fue a su destino de santa.

Fue a desafiar los cerros y los nichos….

y a usurpar el impiadoso desierto.

Y al cesar sus latidos, su tibio pecho

daría vida…. Y alumbraría al mito.

3

Definición por penale

Los dos equipos están de rodillas en la mitad de la cancha, pero sólo uno será escuchado…

Elcronista_Marcos

2

Inmensamente


¿Tu quieres saber que significa inmensamente?

Imagina el sol brillando con todo esplendor,

nada puede interrumpir su tierno calor,

mientras tu sólo estallas en amor,

esperando, solo esperando,

no es igual ayer, ni lo será mañana,

sabes que su corazón late y el calor de su piel es:

aun más tierno que el sol.

Mientes una sonrisa mientras sólo piensas en él.

Él, ¿existe algo más?

nunca el aire costó tanto de ser respirado,

todo es inútil si no está.

¿Esperabas que Inmensamente me significara otra cosa?.



Luciana

9/15/2008

4

El temor de la ausencia




Tengo el temor de la ausencia,

escondidos en mi alma están los latidos

pronto se aquietan, comienzan de nuevo

usando mi sangre que niega un olvido.

Inventan momentos, buscan el camino,

esperan ansiosos tus labios dormidos.

Recuerdos presentes, recuerdos queridos.

Olvido la ausencia, te quedas conmigo




Morena

3

Mientras tu dormías


Ángeles velaban tu sueño y resplandecías.

Tu descansabas, yo te sonreía.

Envuelto en la luz del amor, yo te descubría,

mi voz te acariciaba, vos la recibías.

Nuestra piel vibraba, ya se presentía,

tu corazón latía, al ritmo del mío.

Tu resplandecías, yo palidecía.

¿Es qué alguna vez tu no fuiste mío?

Escondía tu pelo tu dulce sonrisa

¿Qué sueña tu alma? Tal vez con la mía

mi voz te acariciaba, mis ojos te cubrían,

mientras… tu dormías.


Marganuel

6

¿Y por qué no yo?


Al quedar cuadripléjica, con mis dieciocho años, tras un accidente automovilístico, mi vida apeteció escabullirse tres veces dentro de aquella ambulancia-útero. No vislumbré ningún túnel, pero sé que mi hálito regresó. Años de rehabilitación, y amigos que se fueron “perdiendo” con el transcurrir de los meses frente a una joven postrada, pero embriagada de esperanzas. Al principio me preguntaba ¿por qué yo? ¿por qué yo?, pero luego de unas labias con el sublime Creador, ese que todos llevamos dentro, la pregunta cambió: ¿Y por qué no yo?

Ditto

4

COMIENZO

Todo terminaba; sueños inconclusos quedaban almacenados como recuerdos. Sintiendo sorpresivamente llegar el desenlace con proyectos desmoronándose.

Luchando contra lo invencible me encontré de la noche a la mañana, allí; en medio de la nada, sin principio ni fin. Sangre derramada, huesos triturados. Mi corazón desesperado:

No es el fin!

Pulmones saboreando oxígeno cual exquisito manjar, vida dividiéndose; muerte y nacimiento en ese mismo instante, nuevo cronometro encendiéndose, pero…espíritu y alma intactos.

Viento dulce, sol brillante, arcoiris en todo su esplendor aun así… no cambiaría nada.

Porque nunca observé día tan maravilloso como aquel: sintiendo éxtasis de VIDA.





Gioconda

4

La loca


La vemos durante horas sentadita en el banco de la plaza. De súbito cierra la celosía de sus cavilaciones y despierta sus sentidos soñolientos. Posa la mirada en un punto en el vacío, lo sigue como si fuera el vuelo de una mariposa; se levanta y camina, bailarina maltrecha, en puntas de pie. Delicada ahueca las manos y con rapidez atrapa eso que su imaginación vio y, lo guarda en su cartera.
Si le preguntamos qué es lo que caza en el aire, nos dice que aquello que perdió Pandora cuando abrió la caja; que lo anda recolectando ella, porque le debe a la desdichada, la solidaridad de género.

La ausente

6

Sumisión


– ¡Desnúdate! –ordenó el hombre.
La mujer se quitó con lentitud la ropa, luego la piel.


Elise Reyna

7

Instante frutado


Moda primavera verano era el anuncio de la portada del magazín que la adolescente hojeaba sobre la barra, mientras sorbía su helado de cucurucho. Con la falda desplegada sobre el taburete, cruzaba sus piernas que seguramente crecían al compás de un estío lento y perezoso, como la lengua rozando el copete de vainilla y limón. Agridulce fue el estremecimiento del cincuentón al contemplar la escena a través de la vidriera.

Marguerite

3

Adoración

Te adoro, sabés que te adoro. Espero con ansiedad, verte despertar cada mañana, junto a mi. Y que de tus labios broten, palabras de amor. ¿Hasta cuando tendré que esperar?

Necesito ya escuchar tu voz.

Sos tan igual a él, tus ojos, tu boca, tus manos, tu piel clara. Que cuando veo reflejada en el espejo nuestras tres imágenes, me doy cuenta que formamos la familia ideal.


Venus 1

9/12/2008

7

NATURALEZA

Tan sabia es la naturaleza, que al mundo doto de todos los sentidos. Le dio el tacto, y así montañas y llanuras. Le regaló el gusto, y para disfrutarlo, decoró su cuerpo con dulces ríos, y salados mares. No dudando de su sabiduría, ésta obsequió a la tierra el sentido del olfato, y mil flores de todos los aromas. Le ofreció el sentido del oído y cientos de aves de cantos magistrales.

Pero tan sabia es la naturaleza, que jamás le dio el sentido de la visión, para que no sufriera al ver a los hombres profanándolo.-


Por CLARCK

3

Diálogo vespertino en bares que venden café irlandés y torta galesa y, reflejado en sus grandes espejos, fotografías de café galés y torta irlandesa:

- El Tehuelche, por religión, tenía vedada la contemplación del mar.¿No hubiera sido menos engorroso que Julio Argentino exiliara a Inacayal a Bolivia?

- ¿Y los bolivianos? ¿Traerlos a la Patagonia?

- Claro. Así podremos gozar de un bosque de arrayanes completamente
semoviente. (“Sureño en el norte..”)

Por Camila Restrepo

5

Tenue reconstrucción de un posible diálogo entre Akenatón y Shih Huang Ti:

AK: ¿Para qué construiste semejante Muralla?

SHT: Para que los Bárbaros no me tengan que soportar.


AK: ¿Perdiste muchos hombres?


SHT: Ese es mi Karma. Sigo acompañado. ¿Y vos?

AK: No, yo no pude lavar dinero con eso del Boom

inmobiliario. ¿La causa? Yo ya tenía al Mar Rojo.

Por Dario Huaman


2

San benito entre Pascual Orozco y el Chacho Peñaloza:

Ch.: Si hubiéramos tenido tequila...

P.O.: ¿Por?

Ch: El contrabando hubiera sido en serio.¡Pirobo!

P.O.: ¿Te parece? Y lo de la Baring Brothers

Ch: Sólo un acta fundacional. ¿Y el Chapulín Colorado?

P.O.: Buscando lo mismo que Sacco y Vanzetti: la chiquitolina.¡Sacá-manteca!


Por Emilio Portinari

3

EL QUE A HIERRO MATA, A HIERRO MUERE

Demoró comprando cigarrillos y pastillas, debía secársele el pelo. Fumó uno tras otro pues en las extras todos fuman demasiado.

- ¡cómo odia el olor a nicotina! – Pensó- Tal vez deba bañarse, de nuevo.

Entró y ya era tarde. Se extraño por el sonido de la ducha. Dejó las llaves y vio la ventana abierta. De golpe, volvió la mirada a la mesa y el cenicero tenia dos colillas, una con rouge…



AMON

3

TERNARIO DEL SOL

SOL NACIENTE



Comisuras de ojos

ensoñaciones entrecerradas

narran posibilidades.

Receptáculo velador

de enigmáticos resquicios

¿qué ves soslayante?

Sonoridad sencilla

de ecos distantes,

gritos, lamentos, quizá…



ZENIT SOLAR


Belleza subyugante

de sólo tus rayos

está hecha tu corona.

En la huida

dejas el rastro

¿qué te hace sentir?

El limbo que te cobija,

majestad incierta

imprime a tus pasos.



SOL PONIENTE


¿qué eres ahora?

Memoria carcomida

que duerme en el olvido.

Como río desbocado

recorres médanos

de imágenes informes.

Otrora buscador

de fuego inhóspito

en instancias difusas.

¡Bruñe lo que eres!

Deja constancia en palabra.


alberan

4

Corazón en llamas

Aquel hombre con expresión de dolor, llorando abundantemente, se desabotonaba el pecho y mostraba su corazón hirviendo de dolor rodeado de fuego y magma al rojo vivo, sus lágrimas formaban dos ríos que recorrían los bordes abiertos de su pecho, al cual caían abruptamente como dos cataratas que luego formaban un remanso donde aquel corazón se refrescó, limpió y siguió su silenciosa pulsión amorosa.



amavi

7

Una mirada

La montaña abruma con sus pliegues de cascajo señalando mi ínfima humanidad. Cobija mi infinita expansión bajo su sombra. Eleva desde el alma un canto irracional. Un canto a lo que no es visible. Solo perceptible desde el encanto de su forma única. Sólo perceptible desde el encanto poético. Encerrado en una mirada ulterior. Permitida por la mirada desde abajo, desde lo profundo, desde la sombra que encierra lo que es.



Por al-mirante

5

CASUALIDAD

Llegaba tarde a nuestra cita. Aquel horrible día no llevaba conmigo ni teléfono, ni dinero, ni tiempo.Tenia que localizarla de cualquier modo. Ví un muchacho esperando el autocar mientras leía un periódico.

Le supliqué que me prestara el móvil para una corta llamada, solamente quince segundos. Amablemente me ofreció su teléfono.

Busqué en mi cartera un papel arrugado con su número. Marqué los nueves dígitos y rápidamente en la pequeña pantalla apareció “Llamado a... Princesita”.

Ella tenia aquel número desde un mes atrás, y nosotros hacíamos el amor desde hacia veinticuatro semanas. Palidecí al instante.

Por Juan Valiente

4

Quizas

Fue.

Pero nunca volvio.


Y su fantasma se perdio en el horizonte.


Soy presente. Mientras su recuerdo aun rebota en mi, sin encontrar la puerta de salida.


Quizas deba abrirme un agujero y darle libertad ?


Por CL

2

Dama del Alba

Su destino era caminar. No existían noches, sólo insomnios.

Pellizcaba las rosas, sonreía con cada huella roja.

Lavaba las heridas y conversaba con cuatro cisnes, por cuyos picos caía el agua.

Su bata, pesaba. Miraba pastos y el espiar de los zorrinos. Huía del esplendor del lucero. Debía llegar en el tiempo justo.

Apuró. Venía el alba. Las fuerzas la abandonaban. Su brazo huesudo, abrió desesperadamente la puerta. Los ventanales del panteón, reflejaron la claridad.

Veloz, lanzó su cuerpo. La bata quedo mordida por la puerta, unos minutos más, hubiesen destruido la promesa de hacía veinte años...

JOB

2

Polvo de estrellas

He visto las lagrimas del pez, mientras caminaba sobre el rio.


He visto al niño de piedra llorando, correr tras el arco iris.


He presenciado como, la princesa de plastico se convirtio en cristal, mientras lloraba sin consuelo la perdida del pasado que nunca sera.


He imaginado tu universo, he visto el brillo de tu luz y el de tu oscuridad.


He caminado por los años, y los he visto repetirse unos a otros como espejos al infinito.


Todos esos momentos se perderan, el dia mas esperado, cuando finalmente me convierta en un recuerdo borroso.


Por CL

9/10/2008

6

NAUFRAGOS

“Para llevarte conmigo tendría que matarte” dijo. “Y de ser eterno elegiría el mar.”

Y la desnudó. Entre olas la envolvió hasta llevarla donde sólo Dios sabrá tanto misterio. Y la amó, sereno, mientras una música ancestral se esparcía por su piel.

De pronto la besó, le cerró los ojos y le cubrió la frente.


Oscuras turbulencias acudieron al entierro. Los peces y las olas la besaron breve, pero tiernamente…


Se la suele ver danzar entre los náufragos. Y hay cierto sabor a sal en sus labios.

Hay un andar descalzo y una voz de mar… vertiginosa y profunda.



Por perdido entre las olas


9

La vil paloma

¿Por qué siempre he de ser yo el abandonado? Me decía allí, parado solo y llorando en silencio; luego que mi novia se fue y dio todo por terminado.

Y en aquella plaza gigante, aquel día fatal, y justo en mi hombro; una vil paloma me pegó más hondo…


Por Laín

2

Dógrates

¿Por qué te desquitas conmigo cuando con tu vida no sabes qué hacer?

¿Qué no ves que yo soy tu amigo fiel?

¡Ládrate a ti mismo!

Dógrates.


Por Lain 3

3

El felino y Mabel

¡Entrégame las llaves!- dijo Mabel, arrojando toda mi ropa por la ventana; tirando también mis libros y mis discos.

Perfecto -dije-aunque la casa es de ambos; la dejo yo. Pero antes, busco a mi gato y me lo llevo.

-¡Apúrate; que no tengo tiempo!-añadió ella con altanería.

Regresé sin el animal, pero mañana lo volvería a ver; cuando retirara todos los muebles; porque por su soberbia, y por no haber encontrado al felino, escondido, en mi bolsillo; guardé las llaves de Mabel.


Laín

3

MADRUGADA DE AGOSTO, 200…


Yo quise agarrarlo. Apenas tocarlo con la punta de los dedos. Yo sé que quise atrapar con mis manos el femenino cuerpo de una idea. Ahora puedo estar seguro que mi búsqueda fue en vano.

Anoche soñé que desde la húmeda tierra de Le Cimetière des Rois él me soñaba. No olvidaré la sentencia: “es inútil buscarlo. Habita en la distancia entre tu boca y lo que nombras”.


Por Santino Genne

8

REMINISCENCIA


Sentarse en la vereda / buscarse entre los árboles / en el silencio de una bicicleta / en el plomizo regimiento de soldados / en las maderas de la antigua casa. / Sentarse en la vereda y morir lentamente / de uno mismo.

Por Vincent Leunam

4

SOÑABA

Mientras dormía plácidamente, una mujer de cabellos cenicientos soñó que una pequeña niña soñaba con una dama vestida de blanco que tuvo un trémulo sueño donde había visto a una anciana agonizando desesperadamente sobre la cama de un hospital. Al día siguiente, el doctor informó a los familiares las últimas palabras que balbució la abuela antes de despertarse a la muerte: "soñé que una dama vestida de blanco soñó con una pequeña niña que soñaba que yo dormía plácidamente" dijo, y acaso los labios, como dos cinceles errantes, ya le desdibujaban la vida.

Por Elnoloes

2

Mentiras

Carmen márchate, por favor, no lo hagas más difícil. Ya no sirven tus besos, no quiero excitarme con el roce de tu cuerpo, aunque mi piel lo grite, aunque mi miembro intente tocarte en la distancia no, ya no.

Lo he decidido: hoy prefiero separar nuestros caminos.

No te culpo, ninguno hemos sido sinceros. Yo conozco tus experimentos en camas ajenas, aunque creas que lo ignoro lo sé desde hace tiempo. Y tú…supongo que ya lo sabes…

Y ahora, déjame solo, necesito romper esta carta antes de que llegues, porque a pesar de todo, yo también te necesito.

Care casahondas

2

El circo

¡El circo llegó al pueblo! Patético desfile lo anunciaba. Payasos despintados por los rayos de un sol despiadado, surcos de sudor atraviesan sus rostros haciéndolos mucho mas tristes y desagradables de lo son.

Animales enjaulados con lenguas colgantes. Jaulas demasiado pequeñas, calientes, sin protección ni refugio contra el rey sol. Abatidas figuras tratando de transportarnos a una jungla verde y feroz.

Trapecistas, malabares, magos y enanos. Fantásticos e importados de países exóticos. Ninguno recordaba de donde venía, hacia adonde iba, ni que era lo que hacía aquí.

Pero, ¡El circo ha llegado al Pueblo. Vámonos a divertir!


Por SL

2

Navegando

Conocí un barquito
en un cielo azul
tan barquito
que navegaba entre la nieve.
De mí…
hubiera pensado en otra cosa
pero ese barquito
esa tristeza
flotaba entre las nubes
y yo…
y yo también.
Seguramente naufragó.
Creo
fue un noviembre
fue un otoño
mucho antes
de ser antes.
Casi, casi,
pienso
era barco
y no barquito.

Por Di SotDi Soto

2

Adivinanza.

Jamás ha torturado o quemado a nadie y sus funcionarios nunca han abusado sexualmente de menores; reparten sus bienes entre los necesitados y sus jefes no han satanizado en ningún momento el preservativo. ¿Quién es ella? Si tanto daño cometido contra la humanidad a lo largo de los dos últimos milenios no hubiera quedado impune; si hoy en día hubieran reconocido y reparado los muchos y graves errores cometidos por ellos, aquellos maravillosos eventos que testifican la divina gloria de Dios… entonces, escribir estas palabras no tendría sentido.



Por Libertad 2211.

6

LA PREGUNTA

Desde hace unos días me cuestiono sobre la posibilidad de hacerte, o no, la pregunta que me atormenta

Una y otra vez me paralizo ante la idea de enfrentar la respuesta. No me animo.

Ayer a la noche te observaba mientras cenábamos en silencio. No te diste por aludida, comías ausente, como si estuvieras sola. Tan lejana y a un palmo de mí.

No supe como empezar, como romper el hielo, como hacer para preguntarte si lo que nos pasa es una crisis o se te acabó el amor.

PAMPA

3

Abandono.

Una noche soñé que era lo que yo había escrito. Me dirigí al escritorio para reconocerme y me di
cuenta que estaba vacío.
No sé que pasó luego... Compré un libro, tal vez... Sí, ¡fue eso!, una gramática castellana.
Leo y vuelvo a leer las frases que me piden, busco soluciones... Soy un zéro en español. ¿Un
español?, ¿un zéro?
Re-aprendo a escribir, tomo un lápiz. Empecé por mi nombre.
La otra noche soñé que era lo que había escrito. Me dirigí al escritorio para reconocerme y me di
cuenta que esta vacío.


MalemMalemé

1

Amanecer

Es el frío en las mañanas

y no es el frío de la tierra

Tampoco el tiempo

aunque importa.

Hago bocetos

e intento morir de nuevo

Pero el sueño ha partido

y hace frío en las mañanas.

Si bien no tengo creencia alguna

y esto es ya decir una,

guardo otra a la que llamo Él.

Pero sufro tragando su fastidio

¡qué es el mío!

Y finalmente es

vaguedad

bruma

mi vacío.

Pero el peso de la carga

me despierta al bostezar

Y ya siento la mañana

que me llama en su crueldad.

Santiago De La IrSantiago Ira

3

EL Ojo de la Cerradura

Ambos disputaban el primer lugar. Miraban y peleaban por desplazarse. Lanzaban expresiones de admiración, antes de ceder el turno, que despertaban la curiosidad por lo que sucedía del otro lado. Todo falso porque, en realidad, ninguno podía distinguir nada.

Sin embargo, la vieron entrar, como lo hacía a menudo y el farmacéutico se mantenía adentro, a puertas cerradas, evitando molestias.

Hambrientos por descubrir lo que la imaginación les excitaba, continuaron su doble espionaje.

Uno de ellos, lanzó un grito, el otro, lo desplazó y pegó su ojo a la cerradura...

Sólo vio un tapón oscuro...


ZEO

16

DIFERENTES

Noelia despertó, miró a su alrededor, _”Otro día más - pensó-¿Cuándo será el último?”

Sus hijas y su esposo entran con un desayuno magnífico al grito de:

“_ ¡Feliz cumpleaños!”

Mintió una sonrisa mientras pensaba:

“_ ¡Feliz!, estoy vieja, cansada, sola, no quiero vivir.”


Mercedes despertó, se extasió con el rayo de sol que entró por su ventana:

“_Gracias Señor por permitirme estar viva”- murmuró.

Se preparó el desayuno, cortó una flor, se sentó a disfrutarlo.



Sonó el teléfono, al escuchar la voz exclama contenta:

“_ ¡Felices treinta Noelia!”-

“_ ¡Gracias, Felices setenta y cinco para ti mamá!




Por Xonia List

13

Nuevo viejo Cuento

En una vieja casa, de un viejo pueblito, del país de los cuentos perdidos, estaba una vieja dama, escribiendo a la luz de una vieja lámpara.
Escribía las viejas palabras con que empiezan los cuentos: "Había una vez...."
Llenó páginas con historias, viejas como el tiempo, donde el bien vence al mal, la princesa se enamora del príncipe, el amor triunfa.
Un duende preguntó:
"_ ¿Te cansas de contar historias viejas?"
La dama respondió:
"_No puedo cansarme, cada mañana hay niños nuevos, con nuevos sueños, buscando mis palabras viejas como si fueran nuevas para aprender de ellas".



Silvia Arz

7

PANDORA Y LA MARGARITA

Con inusual sonrisa malévola, Pandora deshojaba una margarita:


“La abro, no la abro, la abro, no la abro…”

Por RATAPLÁN

2

REIVINDICANDO A LAS VELETAS

Hay veletas que obedecen al viento.

Hay veletas viejas y oxidadas que ignoran al viento.

Hay veletas de carácter fuerte que le indican al viento hacia dónde soplar.

Hay toda clase de veletas.



LEGENDARIO